El japonés que esperó 7 meses para ver Machu Picchu y le permitieron entrar solo

Jesse Katayama se quedó varado en Perú en marzo, cuando se descretó la cuarentena por covid-19. Solicitó un permiso especial para visitar el sitio arqueológico y le fue concedido

El turista japonés esperó casi siete meses para visitar el histórico santuario inca de Machu Picchu en Perú.

Jesse Katayama debía haber visitado el sitio arqueológico, declarado patrimonio de la humanidad por la Unesco, en marzo, pero fue cerrado por la pandemia de coronavirus.

Ante ello, el gobierno peruano decidió otorgarle acceso después de que el japonés presentara una solicitud especial.

Se espera que la antigua ciudadela Inca, la principal atracción turística de Perú, vuelva a abrir a capacidad reducida el próximo mes.

No se ha dado una fecha exacta.

Varado

Katayama planeaba pasar solo unos días en Perú, pero quedó varado en la ciudad de Aguas Calientes, cerca de Machu Picchu, a mediados de marzo después de que se decretara la cuarentena en el país por el brote de coronavirus.

Había venido a Perú con el sueño de poder entrar, dijo el ministro de Cultura peruano, Alejandro Neyra, en una conferencia de prensa virtual el lunes.

Agregó que se le permitió a Katayama entrar a las ruinas el sábado, antes de regresar a su país, con el director del parque.

En un video grabado en la cima de la montaña Machu Picchu, el turista celebró la esperada visita.

Es realmente asombroso, gracias, dijo Katayama.

Se informa que Machu Picchu abrirá en noviembre pero sólo podrán ingresar 675 turistas por día, un 30% de los que ingresaban en una temporada normal.

fuente: el informador

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *